El Pleno del Ayuntamiento de Torremolinos ha aprobado esta mañana una moción de censura por la que Margarita del Cid (Partido Popular) se ha convertido en alcaldesa con el apoyo de Ciudadanos, Vox, Por Mi Pueblo y con el concejal no adscrito Nicolás de Miguel. La reapertura de la plaza de toros, más cerca.

Con la llegada de Margarita del Cid al sillón de la alcaldía se recupera la posibilidad de que la plaza de toros del municipio vuelva a acoger festejos taurinos; una circunstancia que no se produce desde la llegada al gobierno de una coalición del PSOE y Adelante, encabezada por el hasta ahora alcalde, José Ortiz.

El desprecio a la tauromaquia por sus socios de Izquierda Unida y Unidas Podemos quedaba reflejada durante su intervención por el portavoz David Tejeiro, que manifestaba que “no olvidamos que en 2014 el catolicismo era la religión oficial en Torremolinos y las corridas de toros subvencionadas eran la principal expresión cultural del municipio”, asegurando que “volvemos a la Edad Media”. Fue la única referencia taurina en un pleno marcado por la crispación.

La Plaza de Toros de Torremolinos fue inaugurada el 4 de septiembre de 2003. Intervinieron en este primer festejo los matadores Javier Conde, Morante de la Puebla y Salvador Vega. Entre sus fechas tradicionales se encontraba el Día del Turista y la Feria de San Miguel.

En el año 2015, la empresa Lances de Futuro celebró al inicio de la temporada un ciclo con seis novilladas sin picadores, aunque posteriormente con el cambio de color en el Ayuntamiento no se mantuvo la actividad e incluso llegaba a suspenderse la corrida anunciada para el 19 de julio de ese año, en la que iban a participar El Cordobés, El Fandi y David Galán.

Desde entonces, el coso ha permanecido cerrado a cal y canto para cualquier tipo de actividad taurina; invitándose incluso al matador de toros local Fernando Rey a desalojar los trastos que allí tenía para realizar sus entrenamientos.