El novillero José Antonio Lavado se recupera en su domicilio de la cornada sufrida el pasado domingo 31 de julio en la localidad francesa de Beaucaire. Un astado de Condessa de Sobral le propinaba una cornada de dos trayectorias en su pierna derecha. Ya ha dado sus primeros pasos de cara a su reaparición el 13 de agosto en La Malagueta.

Conversamos con él para preguntarle por su estado de salud: “Me encuentro bien, dentro de la inflamación y los destrozos musculares que ha provocado la cornada”, indica mostrándose “sobre todo positivo y deseando poder volver a entrenar y poder torear en Málaga”.

Explica que “la cornada fue entrando a matar cuando el toro que echó la cara arriba y, bueno, eso son cosas del toreo…”. Tras ser intervenido en Arles, se desplazaba hasta Málaga “donde me vio el doctor Horacio Oliva para hacerme una ecografía y ver cómo estaba la herida”. “Nos encontramos muy contentos porque todo va avanzando muy bien y a partir del lunes ya quiero andar y, si Dios quiere, el sábado estaremos en La Malagueta”.

Insistimos. ¿Va a estar José Antonio Lavado el 13 de agosto en La Malagueta? “Si no hay ningún suceso fuera de lo normal, sí”. Tranquiliza así a todos sus partidarios, invitándoles a “confiar en comprar la entrada, que no se preocupen, porque el día 13 estaré listo para hacer el paseíllo”.

Define este compromiso como “un día muy importante”: “Para mí Málaga es muy importante, ya no solo porque sea una plaza de primera, sino porque es la plaza que me ha visto crecer, donde me he criado y para mí es lo más importante que hay”.