Una cervicalgia producida a consecuencia de distintas volteretas ha provocado que el matador de toros Joaquín Galdós deba guardar reposo y hacer un receso en su preparación de cara a próximos compromisos.

De hecho, no pudo comparecer en la corrida en la que estaba anunciado en la localidad de Utiel. Así lo comunicaba el propio matador a través de su equipo de prensa; señalando que “dados los incidentes sufridos los últimos días, Galdós deberá permanecer en reposo bajo recomendación médica por una cervicalgia intensa”.

El 3 de septiembre en Santoña ya tuvo que ser atendido tras estoquear al primero de su lote, y en su última actuación el 9 de septiembre en Andújar, el diestro peruano formado en Málaga se resintió de la lesión en el cuello, por lo que tuvo que pasar a la enfermería y no pudo salir a hombros.

No obstante, dado lo avanzado de la temporada, este imprevisto no va a suponerle la pérdida de muchos contratos, ya que el próximo confirmado no será hasta el 30 de septiembre en Perú, donde espera poder reaparecer. El 3 de octubre, por su parte, está anunciado nuevamente en España, concretamente en Soria con toros de Gavira.